lunes, 28 de mayo de 2018

Oscar Rosati - Chôros

El chôros es una música instrumental popular de Brasil, muchos guitarristas ajenos a esa cultura conocimos este tipo de obra gracias a compositores brasileños como Heitor Villa-Lobos o João Pernambuco. Rosati, aunque argentino, llegó a escribir por lo menos seis chôros, os presento los tres que he podido descubrir en mi investigación, los número 1, 5 y 6.

Doy gracias al guitarrista Lucio Núñez, al musicólogo Vincenzo Pocci, a la biblioteca del conservatorio de música de Bahía Blanca y Gustavo Antonio Aponte por proporcionarme las partituras originales para poder confeccionar esta edición.

miércoles, 4 de abril de 2018

Dúos para guitarra de Oscar Rosati

En la obra de Rosati encontramos varios trabajos diseñados para dúo de guitarras, la gran mayoría enfocados a la pedagogía. La obra más conocida son sus segundas guitarras para 22 estudios del método de guitarra de Carulli, también encontramos segundas guitarras para algunas de sus obras para la enseñanza como “A mi madre” o el “Vals Peruano nº 4”. Obra a parte es su dúo de concierto “Dos diablos” que ya trataremos en el futuro. 

Dentro del contexto pedagógico tenemos una colección muy inspirada que Rosati tituló como “40 dúos para guitarra (desde muy fáciles a mediana dificultad)”. Estos dúos siguen meticulosamente una progresión de dificultad, empezamos con unos muy cortos y sencillos y a medida que avanzamos se van extendiendo, complicando y apareciendo diferentes técnicas guitarrísticas. En ellos encontramos gran variedad de formas musicales: vals, polka, marcha, mazurka, gavota, etc., con la habitual gran inspiración melódica que caracteriza a Rosati.
Tocados en conjunto son perfectamente interpretables en directo dada su gran calidad musical. A medida que sean editados iré publicando la integral, vamos a empezar con los más fáciles, los 10 primeros.


lunes, 26 de febrero de 2018

Mudanzas sobre "No te avives y devuélveme las vacas"

Una característica importante de Rosati era su personalidad. Gracias a su carácter sociable y amable era una persona muy querida, al mismo tiempo era bromista, excéntrico y con un particular sentido del humor que le acompañó hasta sus últimos días. 

Siempre de buen humor y espíritu juvenil, tenía gran afición a la lectura de historietas; su casa de veraneo, en Santa Clara del Mar, la bautizó con el simpático nombre de “El Langostino Melancólico” (tal vez un homenaje al personaje de historietas Langostino Mayonesi de Eduardo Ferro) y a la entrada de su frondoso jardín podíamos leer un decorado cartel que ponía “Bienvenidos a la Selva Amazónica”; su mascota no era un animal nada habitual, se trataba de un Tero (Vanellus chilensis) que encontró en la playa herido y él lo rescató y cuidó. También se podría hablar de sus arranques teatrales en cenas y celebraciones o sus peculiares bromas al prójimo. Tampoco podemos olvidar su compromiso matrimonial con Elisa Quartara, que se celebró en pleno vuelo.

Oscar Rosati atacado por los músicos de la orquesta 
Esta personalidad se transmitió también a su música, su espíritu más infantil lo encontramos en la temática de mucha de sus obras: “Cinco piezas para juguetes”, “Un cuentito para Alicia”, “Danza del oso mimoso”, “Dos diablitos” etc. Este rasgo creo que es  vital para entender su sensibilidad y genialidad a la hora de escribir sus obras pedagógicas.
Sus rasgos cómicos y humorísticos los encontramos, por ejemplo, en su gato (danza folclórica) “Maullato ma non troppo”, en la antes mencionada “Dos diablos” o la obra que vamos a tratar en esta ocasión: Mudanzas sobre "No te avives y devuélveme las vacas”. Para entender esta partitura nos tendremos que extender un poco.


Rosati era muy aficionado a la música antigua, la prueba de ello es su arreglo para guitarra de la “sonata nº 2 para violín de J. S. Bach” o las obras que escribió inspirándose en formas antiguas, ejemplos serían: “Serie a la manera antigua” (ganadora de un concurso), “Siciliana y danza Rústica” o Mudanzas sobre "No te avives y devuélveme las vacas”.

Esta última partitura hace referencia a una composición de un autor español del siglo XVI, el vihuelista Luys de Narváez (ca. 1500-1552). Él publicó en 1538 una obra titulada Diferencias sobre "Guárdame las vacas”. Obviamente, el título de Rosati es una respuesta con mucho humor al título de la obra de Narváez. La cosa no acaba aquí como después veremos. 
La música de Narváez, y otros vihuelistas, se hizo muy popular entre la comunidad guitarrística a partir de mediados del siglo XX gracias al eminente musicólogo catalán Emilio Pujol. Rosati, con toda probabilidad, conoció las “diferencias…” a partir de la edición de Pujol ya que las siguientes bromas están confeccionadas siguiendo la estructura de la edición de este musicólogo:

Título de la obra:
Pujol: Diferencias sobre "Guárdame las vacas”
Rosati: Mudanzas sobre "No te avives y devuélveme las vacas”

Tempo de la obra:
Pujol: Tiempo medio
Rosati: Tiempo más o menos

Autor y fecha de publicación:
Pujol: Luys de Narváez 1538
Rosati: Oscar de Rosat hacia 1977 (el apellido se lo cambió para la ocasión)

Digitación de la obra: 
Pujol: En ninguna de las obras cifradas para vihuela figura digitación alguna.
Rosati: Digitación, tímida y humildemente sugerida. (perdón y además, please) O. de R.

También la dedicatoria es muy peculiar:
Al azote del mar Egeo, Pablo Anapios

Pablo Anapios, gran amigo de Rosati, fue un guitarrista argentino muy involucrado en las actividades guitarrísticas de su país. Fue presidente del “Círculo Guitarrístico Argentino” en una etapa muy prolífica gracias a los concursos de guitarra que organizaban. Aun siendo muy amigos Pablo y Oscar, este no desaprovechaba ninguna oportunidad para desarrollar sus bromas, es el caso de la dedicatoria de “Mudanzas…” que gracias al hijo de Pablo, Juan Manuel Anapios, podemos conocer su procedencia:

Lo de "el azote del Mar Egeo" viene a cuenta de un viaje que hizo mi papá a Europa, tan sólo rutina, porque él era jefe de un taller de confecciones de prendas para mujer, modelista, y todos los años, por lo menos dos veces al año, visitaban con su dueño, un tal Heriberto Kaphan, un judío alemán que fue líder en su rubro, varios países, especialmente Alemania, Francia e Italia. En uno de esos viajes don Heriberto lo invitó a recorrer el Egeo, con tan mala suerte que ni bien comenzado el viaje mi papá sufrió un cólico renal agudo y casi no pudo disfrutar del viaje pues terminó volviendo a tierra para su internación. Afortunadamente fue sólo un susto y se recuperó muy bien. Ya a la vuelta estaba perfectamente de salud. Pero esa modalidad que tenemos los argentinos de hacer de la más pequeña desgracia una oportunidad para la chanza y la "gastada" (de gastar, hacer broma al otro) no se la iba a perder Oscar, que le endilgaba haber causado un verdadero revuelo en el Egeo, ja!!


Si analizamos musicalmente “Mudanzas…” Rosati se pone más serio.
Narváez basa su obra en una canción popular de la época titulada “Guárdame las vacas”. Esta tiene una secuencia muy sencilla de acordes que se mantiene a lo largo de todo su desarrollo. En la versión que estamos analizando es la siguiente:




Con la melodía original de la canción hará unas variantes basadas en un método de composición, muy innovador en su época, llamado “diferencias” (posteriormente se cambió el término por “variaciones”).




Con éste sistema el autor recrea la melodía, y otros elementos de la obra, de diferentes formas creando varias versiones de la misma, eso sí, sin alejarse excesivamente de la fuente original para que esta siga siendo reconocible. En esta ocasión Narváez crea 4 diferencias (versiones de la obra) finalizando con una coda (final).

Rosati sigue estrictamente la misma metodología, pero en su caso son 6 las “mudanzas” (variaciones) y finalizando también con una coda. El estilo entre las dos obras es tan parecido que perfectamente se podrían tocar juntas, eso sí, es aconsejable seguir un orden cronológico. Yo recomiendo tocarlas seguidas para dar sentido a las propuestas de Rosati, por eso he incluido en esta edición la versión de Narváez.



Víctor Estrada Mañas

Mollet del Vallès, febrero 2018

lunes, 19 de febrero de 2018

Cartilla de la guitarra segunda parte: obras

Aprovechando el 105 aniversario de Oscar Rosati hoy os presento una nueva colección de partituras de su autoria, las 10 obras incluidas en la cartilla de la guitarra segunda parte.
En algún momento hablaré sobre los extraordinarios estudios de los métodos de Rosati pero en esta ocasión me centraré en las obras de esta cartilla.

Oscar agrupó varias de sus obras en diversos libros, por ejemplo: sus dos cartillas de guitarra, sus piezas para juguetes o sus álbumes juveniles por poner algunos ejemplos. En estas colecciones encontramos una serie de obras pensadas, en muchas ocasiones, para los estudiantes, van desde muy fáciles a mediana dificultad. Hay que destacar la calidad musical y pedagógica de todas ellas, son obras muy bien diseñadas y asumibles para el estudiante, con ellas disfrutará de muy buena música y, con un poco de más experiencia, las puede incluir en un recital como una colección de pequeñas joyas.

En el caso que nos toca, las obras de la segunda cartilla, Rosati utilizó formas musicales habituales en la música de salón así como temas inspirados en el folclore sudamericano. Abunda la temática dedicada a la naturaleza así como referencias a lugares o culturas sudamericanas, muchas de las obras están impregnadas de grandes dosis de poesía.

Esta serie está compuesta de las siguientes obras (podéis clicar en el nombre para ver la partitura):



jueves, 21 de diciembre de 2017

CARULLI, Método de guitarra, libro primero con el agregado de 22 estudios con segundas guitarras por Oscar Rosati, 1963.

Entre la obra del guitarrista y compositor Oscar Rosati podemos encontrar varios trabajos escritos para dúo de guitarras. El más importante es la extraordinaria obra descriptiva “Dos diablos”, en ella tenemos como protagonistas a dos diablitos, Mandinguita y Satanito. Durante una excursión nocturna viven una serie de divertidas aventuras provocadas por su personalidad traviesa y su inagotable curiosidad. Esta obra se inicia con un simpático cuento dando paso al juego musical entre las dos guitarras, cada una representando a uno de los dos personajes.

Otra obra a destacar son sus 40 dúos, toda una colección de miniaturas de gran inspiración musical y exquisitamente escritas. Están elaboradas siguiendo un progreso en sus demandas técnicas. Muy recomendable para iniciarse en la música para dos guitarras.

Después nos encontramos con un tipo de dúos muy peculiares: solos de guitarra a los cuales, con posterioridad, se les ha escrito una segunda guitarra opcional. Es el caso de los temas “A mi madre” o el “Vals Peruano nº 4”. Bellas obras pensadas para los estudiantes de guitarra y que esa segunda guitarra, probablemente, fue diseñada para disfrutarlas con otros compañeros de clase o con el profesor. Hay que decir que están muy bien escritas y las guitarras interactúan magníficamente entre ellas.

Dentro de este tipo de obras nos encontramos con el laborioso trabajo que hizo Rosati con los primeros 22 estudios, de 40, de la obra de Fernando Carulli “Methode pour la guitare (libro primero)” Op. 241. 
Con este método Rosati empezó sus añorados estudios guitarrísticos con su profesor Humberto Naddeo. Para Rosati estos estudios representan —…la canción de cuna de nuestra vida de guitarristas —. En un claro homenaje escribió estas segundas guitarras opcionales para estos estudios, herramienta muy agradecida por profesores y alumnos que siempre recuerdan estos dúos con nostalgia como he podido comprobar numerosas veces.
Hay que decir que esta obra es totalmente desconocida dentro de la educación guitarrística española a diferencia de Argentina y sus países limítrofes dónde la valoran extraordinariamente. El único caso que conozco en España es el del conocido maestro e intérprete Eulogio Dávalos. Recientemente, en una conversación durante el festival de guitarra Miquel Llobet que él dirige, me comentaba su conocimiento, utilización y admiración por estos dúos. Como anécdota comentaré que el conocido guitarrista, también argentino, Gerónimo Bianqui Piñero (1905-1986) también escribió segundas guitarras del método de Carulli, en este caso tengo muy poca información y no sé a cuantos estudios realizó esta labor.

Al ser una obra prácticamente imposible de conseguir y totalmente descatalogada he preparado una edición pública, aunque no la definitiva a nivel de maquetación, para disfrute de toda la comunidad guitarrística, la encontraréis en la sección partituras de esta página:

Partituras

Doy las gracias al gran guitarrista argentino Lucio Núñez por dejarme consultar el ejemplar del cual se basa mi edición y al guitarrista José Luís Benitez por su intercesión.


Víctor Estrada, diciembre 2017

lunes, 31 de julio de 2017

Biografía de Oscar Rosati

En la sección "biografía" ya disponemos del primer artículo dedicado a la vida de este gran autor. De momento es un resumen de sus actividades musicales y un poco de su vida personal. También he añadido una fotografía suya, la única de la que dispongo de momento.

Oscar Rosati

miércoles, 29 de marzo de 2017

Obras inéditas de Oscar Rosati

En el año 1966 Rosati publicó con la editorial de la Antigua Casa Nuñez la segunda parte de su famosa "Cartilla de la guitarra". Realmente esa segunda cartilla ya existía en los años 50, la versión manuscrita tenía algunas diferencias respecto a la editada, la más importante eran sus obras. En ella encontramos cuatro obras que nunca fueron editadas:
Marité (vals), Margarita (ranchera), Promesas del futuro (marcha) y Flor temprana (zamba).

Esas obras las tenéis disponibles en blog:

Las partituras
Mi interpretación

Doy gracias a Cora Alicia Leivinson por proporcionarme estos preciados documentos.